Muchas veces me pregunto la importancia que la gente da a los interiores de su casa no como simple estética, si no como parte de su personalidad.  Tengo muy claro que las personas evolucionan, que ni mi forma de ser ni de entender son iguales hoy que hace unos años y que mi estado de ánimo también es cambiante.muebles-decoración-reflejo-personalidad

También tengo claro que esto afecta de una forma muy evidente en determinados  aspectos de nuestro día a día. Tu forma de vestir, el corte de pelo, si utilizas coche, moto o incluso esta temporada te ha dado por el transporte público, son reflejo de nuestra personalidad y estado de ánimo.

Pero, ¿Afecta todo esto en la decoración de nuestro hogar? Después de tu lugar de trabajo, la casa es sin lugar a dudas donde más horas pasamos al día y por supuesto debemos adaptar la decoración de la vivienda a nuestra forma de ser y en la misma medida en que nuestra personalidad evolucione, deberá evolucionar el estilo en nuestra decoración.

Evidentemente no pretendo que un hipster le ponga una barbita mona a su sofá pero que quieres que te diga, tampoco veo a un lumbersexual (movimiento basado en la figura del macho leñador) viviendo en una casa con un gran mueble de diseño.

Así pues, la casa tiene que ser un reflejo más, un complemento más que afianzará la imagen que queremos tener de nosotros mismos y la transmitirá con más fuerza al resto de la sociedad.

Pues esto es todo chicos, nos vemos en otro post…